¿Juegos del Hambre?


“Todo lo vence el hombre, menos el hambre.”

Séneca

 

 

 Diapositiva1

 

En un sociedad sometida, esclavizada en donde el pueblo produce para un estado Omnipotente, todopoderoso, un estado que administra el hambre y la pobreza de la mayoría de sus ciudadanos, una sociedad en donde para tener casa, comida y otras comodidades no es posible lograrlo por medido de la preparación y el esfuerzo en donde si alguna preparación puedes tener y algunas habilidades puedes desarrollar son aquellas que estimuladas por el hambre despiertan tus sentidos.

Supervivencia es la clave en el día a día de esta sociedad en donde aun que esta prohibido cazar, se logra desarrollar una gran destreza con el arco y la flecha, la prohibición te obliga a ser certero y cauteloso para poder conseguir algo de lo que la naturaleza ofrece y que, al lograrlo te permita por medio de intercambio con otros ciudadanos suplir aquellas otra necesidades que la caza misma no logran satisfacer.

En esta sociedad en la cual se desarrolla la novela de Suzanne Collins, lo cimientos del poder de unos pocos privilegiados están en la pobreza, el mantener una ancha base de pobres, le permite al estado jugar con la necesidades básicas de sus ciudadanos en donde mas que “Los juegos del Hambre” -como titula la autora su trilogía-, lo que podemos ver son juegos con el hambre.

Matar para vivir es la clave en este juego , un juego organizado anualmente por el estado, un realete Show en donde un selección de ciudadanos protagonizan para diversión de un grupo de privilegiados, una lucha a muerte entre unos y otros, esta lucha deben escoger entre matar o morir, el premio o trofeo para el vencedor: una vida “Digna” al margen de la pobreza y el hambre.

Son muchas la ocaciones en donde la ficción tiene mucha similitud con alguna realidad, pude ocurrir que esa realidad que vivimos nos parezca una ficción, una pesadilla de la cual queremos despertar.

A pesar del titulo de la trilogía de Suzanne Collins, quienes en algún momento de la vida hemos convivido con el hambre, sabemos que no juega, una fuerte sensación anuncia su presencia, esta se incrementa en la media en que sus exigencias no son satisfechas, despierta los sentidos de quien la padece, vienen a la memoria imágenes con aquello que mas gustan, ello sirve de estimulo incrementando la intensidad de la sensación, al no poder satisfacer ese deseo con lo que mas gusta, el deseo se degrada a aquello que alguna vez despreciamos, aquello que otrora no nos provocaba ahora la imaginación nos lo presenta como algo apetitoso, algo que desearíamos poder tener y que no tenemos, insatisfecha, la sensación se fortalece, se torna mas intensa aún.

La pobreza y el hambre no son una ficción, es la realidad en viven muchos pueblos, tampoco es una ficción la manipulación de estas necesidades por parte quienes gobiernan, tanto en la ficción como la realidad, entre mas ciudadanos vivan en condición de pobreza mayor será el poder del estado sobre ellos, el que la superación de los ciudadanos no depende de su preparación y esfuerzo es otra realidad presentada como ficción, esta realidad que se vive en donde el estado ofreces trabajos improductivos y títulos sin conocimientos, las prohibiciones, los controles y las regulaciones son otras realidades presentes en la ficción.

Tanto en la ficción como en la realidad el estado controla todos los medios de “producción” así como el suministro de los productos de primera necesidad del cual forman parte la escasez y el racionamiento.

Justificar el robo para satisfacer el hambre puede ser vista como una similitud de matar para vivir, como decía ; en ocaciones la línea entre la ficción y la realidad puede ser tan fina que podemos confundir una con otra.

El hambre no juega pero si hay quienes juega con ella, si hay quienes manipulan esta necesidad para someter, para doblegar y manipular a aquellos que son susceptibles de padecerla, los mas pobres.

@lacmon

Anuncios

Ni monarcas ni caudillos


De la dependencia de la corona nos libramos con las guerras de independencia, contra los caudillos aún la lucha continua-

La sociedad civil en su proceso de madurez política, ha superado un vez más a su dirigencia, el pueblo le hace entender a sus lideres que no son caudillos, que no hay un seguimiento ciego e inconsciente que solo pueden ser voceros de sus protestas, interpretes de sus sentimientos.

En la tempestad , solo Dios y quienes están dentro del barco podrán evitar que este se hunda, es posible que algunos prefieran abandonar el barco antes que luchar por mantenerlo a flote.

Imagen

Los lideres político elegidos  para ocupar cargos de elección popular, sin duda tienen una responsabilidad directa con sus electores, es por lo tanto una obligación, de estos funcionarios procura salvar todos los obstáculos a fin de lograr el propósito para el cual fueron electos.

Desde esta perspectiva, podemos entender y aceptar el que un alcalde enfoque su mayor esfuerzo en atender la necesidades de su municipio, de la misma manera que no podemos criticar el que un gobernador se enfoque en llevar bienestar a su estado.

En tiempos como los que estamos viviendo en Venezuela, en donde el irrespeto a la constitución y las leyes es tan cotidiano como la inflación, le resulta difícil a un alcalde o gobernador de oposición cumplir con su propósito a menos que logre tender puentes que le permitan obtener los recursos que por ley le corresponden a las entidades y a la vez  neutralizar instancias de poder paralelo creadas para dificultar la gestión, esto amerita un esfuerzo titánico adicional a quien está en la búsqueda de soluciones en función de atender los problemas de su entidad.

El análisis expuesto no es fruto de la imaginación, no es una sensación ni una fantasía, es tan real como la escasez, como también es real el  que muchas personas se han permitido juzgar con ligereza tal actuación, buscando descalificar la acción con calificativos como: entreguista, vendido y otros más.

Sabiendo que soy un ser limitado y consiente de que puedo estar equivocado me permito expresar con el debido respeto a quienes piensa de manera distinta un ¡Salve! para estos acaldes y gobernadores que teniendo claro el  compromisos sus electores se enfocan en buscar soluciones que coadyuven a lograr mayor bienestar para los habitantes de su entidad.

En tiempos en donde el poder parlamentario cede su natural función de legislar al poder ejecutivo, en donde lo que debería ser un ambiente de debate de ideas en la búsqueda de soluciones  es un espacio para el insulto, la descalificación , el irrespeto al pueblo, un centro de maquillaje en donde parlamentarios actúan como cosmetólogos,  dando apariencia de legalidad a las violaciones de la constitución.

Tiempos en donde el poder ciudadano actúa como brazo inquisidor del régimen en contra de la disidencia, en  donde protestar es un delita y la violaciones se hacen ley.

Tiempos en donde conseguir algún alimento es poco menos que una aventura cotidiana y un vez que lo consigues buscar en tu bolsillo lo que la inflación  te dejo para alimentar a tu familia.

Tiempos en donde en el trabajo informal se lleve el índice mas alto de ocupación.

En tiempos como este es importante tener claro,  ser consiente que mas allá de los limites de una alcaldía o una gobernación hay un país que clama justicia, hay un pueblo que padece, un pueblo que gobernado por la inconciencia es victimas de la inseguridad, la inflación, la escasez, el desempleo, y la falta de información entre otras calamidades.

¿Quién se ocupo de ellos?

El país no es una alcaldía ni un estado, el país es la suma de todas las entidades y su gente, los problemas del país no puede ser atendidos al ritmo del tiempo que le queda a un gobernador o alcalde; es indispensable que otras personas se ocupen de ventilar estos problemas.

Desde este punto ¿Por qué descalificar a quienes proponen denunciar y protestar en la calle por la solución de estos problemas?

¿Es tan difícil entender que ambas propuestas son necesarias?

¿Es tan difícil entender que ambas ideas se complementan?

Así como la suma de las entidades son el país, también lo son la suma de las ideas cuando buscan el logro de un mismo fin, el fin es bienestar y paz para Venezuela, en la búsqueda de este objetivo nadie sobra todos somos indispensables