¿Y tú? ¿Cómo adquiriste el hábito de la lectura?


¨Cuando oigo que un hombre tiene el hábito de la lectura, estoy predispuesto a pensar bien de él¨.

Nicolás de Avellaneda

 Quienes  tenemos el hábito de  leer, disfrutamos de la maravilla de transportarnos  en cada libro a mundos diferentes, compartimos la fantasía de cada escritor, generalmente a quienes nos gusta leer, nos gusta escribir. Debemos pensar en aquellos que aún no han descubierto este placer, debemos recordar cómo nos iniciamos en la lectura, estoy seguro de que cada lector tiene una experiencia particular. En mi caso, me vi impulsado por el hambre de  conocimiento, de esa lectura investigativa: textos, enciclopedias etc. Por esa curiosidad existencial: ¿De dónde vengo? ¿Quién es Dios? ¿De dónde viene Dios? Desde muy pequeño aprendí a leer la biblia, cada Evangelista relataba su vivencia….  El viejo testamento me parecía muy pesado y así, hacía uso de la lectura como un medio de aprender, descubrir cosas nuevas, encontrar repuestas a algunas interrogantes. En esa búsqueda leí la vida de Jesús, Buda, Mahoma, Platón, Sócrates, Aristóteles. Ese era el único sentido que le encontraba a la lectura, me parecía una pérdida de tiempo la lectura de cualquier otro género literario. Hasta entonces aún no había descubierto el placer de leer; fue con el tiempo cuando conocí a la compañera de mi vida, la madre mis hijos con quien durante 40 años he compartido mi existencia, fue ella quien me obsequió los primeros libros de un género literario diferente: El principito, El Viejo y El Mar, Juan Salvador Gaviota y muchos más de ese género. Me costaba mucho trabajo leer un libro; lo hacía por obligación sacaba una cuenta: “Si leo 30 minutos diarios al año habré dedicado a la lectura unas 180 horas. Nada mal, me decía a mí mismo. Sólo tengo que robarle un poco de tiempo al que le dedico a ver TV”.

Aquello que en un momento decidí asumir como una obligación, un deber, un propósito, en algún momento de mi vida se transformó en un placer. En parte de mi cotidianidad. Siempre estoy disfrutando de la lectura de un libro, entrar en una librería en busca de nuevas publicaciones, resulta todo un placer. Hoy pienso en que se podría hacer para que cada día más personas se descubran el placer de la lectura.

La costumbre de regalar un libro me parece    y si agregamos el detalla de la experiencia vivida por cada lector hasta logra de la lectura un hábito considero que es una linda manera de  celebrar este día.

Anuncios