¿Con licencia para destruir?


El gobierno tuvo su origen en el propósito de encontrar una forma de asociación que defienda y proteja la persona y la propiedad de cada cual con la fuerza común de todos”.

Jean Jacques Rousseau

Cuando hablamos de “autodeterminación de los pueblos”, nos referimos al derecho inalienable que tienen los pueblos   de escoger la forma en que quieren estar organizados para  convivir en sociedad teniendo en cuenta sus diferentes aspectos, ya sean políticos, económicos, sociales y culturales.

Históricamente este derecho   ha sido ejercido mayormente  por pueblos que buscaron su independencia de los conquistadores extranjeros que los habían colonizado, y en algunos casos por habitantes de regiones de un mismo país, que buscaron separarse de éste por diferentes motivaciones y se ampararon en este derecho para buscar una secesión..

Bien podrían estar enmarcadas dentro de este derecho las luchas que dieron los pueblos en Europa para derrocar la  monarquías y la autocracia entre las cuales tenemos  la Revolución Francesa y la Revolución Rusa, ambas motivadas por el agotamiento de pueblos oprimidos conviviendo en extrema pobreza e inspirados en un principio de igualdad justicia social y libertad, ante la indiferencia de sus gobernantes que vivían en la opulencia y excesos. –aunque los resultados para el pueblo no fueron los esperados-

Como podemos apreciar en el primer caso el derecho es ejercido frente a una ocupación extranjera, en cambio, en el segundo caso este derecho se ejerce a lo interno de un país en busca de la separación de un poder central establecido y en tercer lugar es la lucha frente a una forma de gobierno establecido, buscando un cambio, un nuevo orden social en el cual los ciudadanos puedan convivir más dignamente.

En los países de América Latina no hemos experimentado intentos de secesión pero sì se ha ejercido este derecho para independizarse de los países colonizadores, lo cual conllevó a una lucha, una guerra entre colonizadores y colonos, las denominadas guerras por la independencia.

Teniendo en cuenta el contexto histórico de donde se deriva el ejercicio de este derecho y a excepción de la lucha interna contra regímenes racistas -por estar protegida por el mismo derecho- , podríamos entender que el espíritu que inspira la autodeterminación es el de proteger a los pueblos de cualquier tipo de intervención por parte de otro pueblo que atente contra su derecho de decidir su propia forma de gobierno y buscar su propio desarrollo.

Cualquier tipo de intervención por parte de un pueblo extranjero tendría que estar orientado a coadyuvar en el logro de este objetivo, es decir que los pueblos pueden apoyarse entre si en defensa de la autodeterminación, es ahí en donde converge con el principio de no-intervención. Paradójicamente quien pretende con mayor frecuencia cobijarse con la bandera de la no-intervención son aquellos que habiendo obtenido una posición de poder dentro de un pueblo, de una u otra forma tratan de imponer a una sociedad determinada una forma de vida distinta a la deseada por el pueblo que le dio el poder, pretendiendo de esta manera neutralizar la censura y anular,  el derecho de autodeterminación.

Los acontecimientos están en pleno desarrollo, estamos viendo como aquellos organismos multilaterales, creados con la finalidad de ser vigilantes del respeto a los derechos humanos y la convivencia pacífica y armónica entre los pueblos están siendo manipulados; intereses distintos son los que mueven la voluntad a la hora de levantar la mano a favor o en contra de una determinada causa, los pueblos en sí están desamparados y a   merced de cualquier inescrupuloso que llegue a ocupar una posición de poder.

Organismos como la OEA y la ONU tendrán que repensarse, en ellos debe haber una representación de los pueblos y no de los gobiernos, estamos viviendo el hecho de que un gobernante elegido por el voto del pueblo no siempre representa al pueblo ni a sus intereses, gobernantes elegidos por el voto popular parecen haber obtenido un licencia para destruir; intereses distintos a los de sus electores son los que inspiran su conducta haciendo un uso inadecuado de los recursos del pueblo en pro de un interés particular. Ante esto, uno se pregunta: ¿qué puede hacer un pueblo para evitar que un gobernante destruya un país? En un país en donde la división de poderes es un formalismo ¿cómo ejercer el derecho de autodeterminación? No es fácil dar una repuesta, lo cierto es que de una u otra forma la solución es a lo interno, estamos viviendo que el concierto de naciones se mueve por intereses distintos, según la particular conveniencia de cada uno.

Las razones que dieron origen a la aplicación de la carta democrática en Perú, hoy no parecen ser suficientes para detener el abuso de algunos gobernantes. Países como Honduras, Nicaragua y Venezuela han sido victimas de gobiernos que han irrespetado la Constitución procurando adecuar las leyes para dar un maquillaje de legalidad a los abusos cometidos. El escenario político en la región no  es el mismo   de 1992. En el escenario actual se conjugan intereses comunes y particulares lo cual a degenerado en una asociación de cómplices en la región.

En Venezuela estamos viviendo las consecuencias de un gobierno que camina de espaldas a los intereses de los venezolanos. Ciertamente fue un gobierno electo por el pueblo empero quienes votaron por èl, lo hicieron con la  esperanza de   mejorar l las condiciones de vida en el país, sin embargo ¿qué hemos tenido?. Hemos disminuido la producción de petróleo, dejamos de participar en el mercado de Aluminio, hierro, acero. La poca producción que logramos en estos rubros es a un costo no competitivo en el mercado internacional y además es tan baja la producción que no cubre las necesidades internas. La mayor parte de los alimentos que consumimos depende de la producción agrícola en otros países; el desempleo se incrementa cada día, la inseguridad jurídica aleja a los inversionistas, la poca empresa privada que nos queda es amenazada y acosada día tras día. Lo que un día nació como un hermoso sueño de alternativa no petrolera hoy se encuentra en total abandono, las empresas básicas de Guayana se encuentran al borde del colapso, la falta de adecuación tecnológica y una pesada carga laboral que en algunos casos es hasta cuatro veces más de lo indicado para su capacidad instalada las ha llevado a ser totalmente improductivas, es tanto así que a las empresas productoras de aluminio les sale mas barato importar aluminio primario que producirlo.

Ante todo esto, perplejos vemos como el país se cae a pedazos, sin saber cómo detener este desastre y nos preguntamos ¿qué puede inspirar a un venezolano a hacerle tanto daño a su país? El pueblo ha utilizado  los mecanismos que la constitución permite sin embargo no ha sido posible frenar el desastre. En el referéndum del 2007 la mayoría de los venezolanos expresaron a través de su voto la forma en que querían vivir, éste fue un ejercicio claro del derecho de autodeterminación, expresión está que no sirvió de nada pues todas las consultas contenidas en este referéndum al que el pueblo dijo NO, de alguna manera han sido puestas en práctica ignorando así la voluntad del soberano. El descontento se ha expresado: manifestaciones populares, huelgas de hambre y todo aquella forma de protesta que la Constitución y las leyes les ha permitido sin que tales expresiones hayan logrado en modo alguno detener el deterioro del país.

Este gobierno ha tenido todo para hacer de Venezuela un paraíso para su pueblo Sin embargo: ¿quiénes se benefician de las políticas inadecuadas de este gobierno? ¿quiénes exportan ahora lo que ha dejado de exportar Venezuela? ¿quiénes se benefician de nuestras importaciones? Cada dólar que importamos es un estímulo para las economías y la generación de empleo en otros países y cada rubro que dejamos de exportar nos convierte en más dependientes del petróleo y sus vaivenes. Estos países que de alguna manera se benefician de las políticas erradas en Venezuela son los que al momento de levantar la mano en organismos como la OEA,   hacen   la vista gorda sobre lo que padece el pueblo formando un bloque protector en torno a sus intereses.

Venezuela es de los venezolanos y para los venezolanos, de nosotros depende sacarla adelante sin perder de vista que todo tiempo vivido por muy malo que sea siempre es una oportunidad de aprendizaje.

Anuncios

2 comentarios en “¿Con licencia para destruir?

  1. Muy de acuerdo con lo dicho, hoy comentaba que HCF tuvo la mejor oportunidad para hacer de Venezuela un pais del primer mundo inclusive superior a la Argentina y Brasil pero definitivamente el rencor interno y el odio
    arrastra a los seres humanos a cometer errores que nunca podran ser borrados de la historia, esta sera la que juzgara los hechos .

  2. Muchas gracias, por su comentario

Los comentarios están cerrados.