El Titiritero del Samán


 

  Utilizando  recortes  de: madera, tela y otros materiales, el titiritero fabrica figuras o muñecos. Estos muñecos tienen flexibilidad en las partes de su cuerpo: cabeza, tronco y extremidades. El titiritero les da movimiento a través de hilos que el mismo conduce.

Tales figuras o muñecos se les llama títeres y todas sus actuaciones dependen de la voluntad del titiritero: el movimiento a través de los hilos y la expresión verbal es la del titiritero el cual cambio el tono de su voz según el personaje que representa un títere determinado.

Existen muchos tipos de títeres y de formas de representación: la marioneta, el títere de guante, el títere de varilla, el títere de sombra, títere de dedo, etc. 

Esta habilidad ha sido enfocada en el tiempo de diferentes formas: tanto para diversión y entretenimiento de los niños ó como para manifestar cierto tipo de malestar social ridiculizando personajes relevantes en un determinado o ámbito de la vida cotidiana. En alguna época de la historia esta habilidad constituyó una forma de expresión alterna cuando otras como el teatro estaban limitadas.

Los títeres cobran vida en  ambientes creados para tal fin llamados  “teatrillos”, los cuales son  rodeados por la multitud que observa y se divierte o se preocupa dependiendo del guión elaborado para el espectáculo.

Manipular figuras sin vida, dándoles movimientos acordes con lo que se quiere que representen según el guión y acompañarlos de una voz fingida como medio de expresión los títeres se convierten una especie de instrumento al servicio de quien les permite existir. 

En la vida real, el arte del titiritero es emulado por muchas personas en diferentes sectores de la sociedad, lo cual carecería de significado a no ser por que existen personas dispuestas a emular a los títeres. Aún pareciendo inverosímil tal afirmación, es una realidad toda vez que a diferencia de los títeres que carecen de vida propia, las personas nacemos con la capacidad de actuar según nuestra  voluntad y principios, somos seres vivos pensantes y semejantes unos con otros, existen sin embargo ciertas debilidades y/o necesidades en nosotros que se convierten en  hilos de manipulación.

Quién emula al titiritero analiza las necesidades y debilidades en una sociedad determinada  en sus diferentes niveles y a partir de ahí, define que elementos podrían serle útiles para el desarrollo de su guión.

 El Samán es un país con un amplio territorio, muchas riquezas naturales y una población relativamente pequeña, su gente se caracteriza por ser cálida, solidaria y alegre. Esta sociedad estuvo ocupada por los españoles, de quienes heredaron gran parte de su cultura incluyendo el idioma.

En los tiempos de la colonia, la economía de El Samán era eminentemente  agrícola, el cultivo del cacao constituía una de sus principales fuentes de exportación. Como toda colonia esta sociedad se encontraba regida por un representante de la corona española. Una vez que llega la independencia y el dominio español desaparece, en El Samán comienza una era de caudillos, la economía se transforma con el descubrimiento del llamado oro negro, pasando esta de de ser agrícola a convertirse en petrolera.

Luego de muchos años de lucha, sacrificios de algunas personalidades y de un bravo y tenaz pueblo se logra el inicio del transito por la Democracia, es viviendo su cuarta década en este sistema que la sociedad de El Samán experimenta un proceso de maduración política y social sumamente importante, lamentablemente los dirigentes políticos del momento no viven ese mismo proceso y por lo tanto no interpretan de manera adecuada las señales del momento, ellos si darse cuenta se encontraban en un momento dado de espaldas al pueblo. El pueblo para ese momento vive la consecuencia tanto de la apatía de los dirigentes como la de la caída de los precios del petróleo.

Siendo El Samán una economía dependiente de las exportaciones de este recurso natural, los vaivenes de los precios en los mercados le afectan de manera directa. Es justo reconocer  que para ese momento ya se vienen haciendo esfuerzo importante de inversión en otras áreas de producción y servicio tales como: energía eléctrica, hierro, oro, bauxita, desarrollo agrícola y ganadero, diversificación de la pequeña y mediana industria etc. Gran parte de estas inversiones estaban siendo financiadas con los excedentes de los ingresos petroleros y el  financiamiento de entidades externas.

La caída en los precios del petróleo colocan a El Samán en una situación verdaderamente crítica: por una parte no puede cumplir con las amortizaciones de los préstamos y por otra carece de capacidad económica para satisfacer las necesidades de la población.

El pueblo pasa de la abundancia y el derroche a la pobreza, la desesperanza y la decesión, en un ambiente de escasez de productos básicos, desempleo, inseguridad, sistemas de salud  y  educación agotados, el crecimiento de la población superó las capacidades instaladas, niños en las calles, comercio informal etc.

Mientra el pueblo padece todo tipo de calamidades, los escándalos de corrupción, terminan de completar un clima de caos total, el pueblo como siempre busca los culpables mirando al cielo en espera del mesías salvador.

 Era el segundo mandato de un dirigente al cual se le recordaba por la bonanza de su primer mandato este  procurando hacer de esta nueva oportunidad una gestión que permitiera que el Samán se pusiera a la vanguardia en la región, nombro en su gabinete profesionales altamente calificados, estos luego de una análisis excautivo de la situación y atendiendo alguna recomendaciones de entes internacionales elaboraron e implementaron un plan  económico, el cual tenia como objetivo tener en el mediano y largo plazo un economía solida , diversificada y  productiva que en el largo plazo no fuera dependiente de los ingresos petroleros.

Nunca sabremos cuales serian los resultados hoy de ese plan si se hubiera  permitido su ejecución: la falta de capacidad para atender la necesidades en el corto plazo; información y difusión insuficiente y la ambición de poder por parte algunos adversarios políticos acabaron con lo que pudo haber sido la oportunidad de que El Samán se montara en el tren del desarrollo, para ello los adversarios solo tuvieron que soplar la llama existente.

El titiritero estaba ahí, desde la posición en que se encuentra observa, analiza e interpreta el entorno, convencido de que su guión debe ser ejecutado con una trama muy bien escogida, esta conciente de que lo primero que debe hacer es convertir a sus mas cercanos en aliados, para ello utiliza como recurso el sentimiento patriótico, y bajo la consigna de: ¨tenemos que salvar la patria¨ se inicia su primera presentación, la ciudad de El Samán sirve de escenario, el espectáculo se monta y a las primeras hora de un día de la semana es puesto en escena. Los resultados no son los esperados, el publico no compra lo que le venden, en esta sociedad aun quedan recuerdos de un pasado que aun parece reciente en la memoria de muchos y estos recuerdos no son nada buenos, en una hábil maniobra el titiritero reconoce su error y despidiéndose con un ¨por ahora¨ baja el telón del teatrillo, procurando dejar abierta la posibilidad de una próxima presentación.

Cinco años transcurren rápido la situación en El Samán se ha calmado pero los problemas han empeorado, los precios del petróleo continúan bajos y el gobierno de turno hace malabarismos a fin de poder atender en alguna forma los problemas que aquejan al pueblo. Con el objeto aliviar el peso económico, se da inicio a un proceso de privatización de todas aquellas empresas que se crearon en la bonanza bajo la consigna de ¨hay que sembrar el petróleo¨  a pesar de que estas empresas eran generadoras de empleo y fuentes de divisas, la política la había penetrado convirtiéndolas en centro de empleo improductivo y una onerosa carga para el estado.

Luego del fracaso de su primera presentación el titiritero pasa un tiempo en un centro de reflexión acompañado de sus colaboradores, el elenco de su primera presentación, con el tiempo muchos sectores de la sociedad lo recuerdan como un mártir, muchas de esta personas le visitan y comparten con el la difícil situación por la que están pasando, ello le permite afinar la trama y convertir el fracaso en una victoria. Considerando que ya ha estado el tiempo suficiente en el centro sale a la vida pública, logrando con ello la atención de sectores influyentes los cuales por alguna razón deciden darle apoyo para su próxima presentación.

La ambición de algunos y el patriotismo de otros son utilizados creando una fina trama que le permite llegar a los sectores mayoritarios generando expectativa de esperanza, con ello agrega una nuevo hilo a su trama las necesidades que aquejan al pueblo quienes a posteriori pasaran a ser la vía de manipulación.

Aprovechando el hilo de los sectores influyentes, explota de manera eficaz: la pobreza, el desempleo, la desigualdad, la inseguridad, la corrupción, la falta de un sistema educativo y de salud en fin todas aquellas calamidades que aquejan a la mayoría de los habitantes de El Samán, la promesas son abundantes tiene soluciones para cada una de las necesidades.

La fecha de estreno de su nueva presentación esta lista, hay expectativas dentro y fuera del Samán, el numero de colaboradores se va incrementando, el cree interpreta que la mayoría esta desencantada que ansían un cambio radical percibe un sentimiento de rencor y desilusión el cual explota con un  verbo encendido, bajo la promesa de hacer justicia genera división y sed de venganza, de pronto se  convierte en la voz de las mayorías.

Otros titiriteros tenían presentación para esa fecha, estos no habían dado importancia al titiritero de El Samán, consideraban que el fracaso en su primera presentación era signo del  rechazo por parte de los espectadores, tal percepción cambia cuando observaron una avalancha de público que vibra con el tono de sus expresiones, ya es tarde. La mayoría ha sido cautivada y la fecha del espectáculo esta cerca.

Un sector importante de la población observa y analiza, no le gusta lo que ve, por eso consideran que El Samán  necesita de todos sus habitantes unidos para poder enfrentar las dificultades por las que están pasando, consideran que un discurso como el del titiritero solo alimenta la división y profundiza las diferencias, este sector que hasta el momento fue apático con la administración publica  de repente cae en cuenta de su error percibe lo peor pero mantiene las esperanza en que la sensatez prevalecerá y que aquel pueblo noble, solidario y alegre no sería presa del odio y la división, hasta entonces siempre asumieron sus diferencia con humor sin que ello afectara el vínculo familiar o de amistad.

La fecha del espectáculo llegó, la obra se presentó y la historia fue acogida con júbilo por quienes se encontraban bajos los hilos de sus necesidades de sus ambiciones o de sus ideales.

El precio del petróleo subió de manera exponencial, el espectáculo se convirtió en una presentación continua, en un momento dado el elenco fue renovado, quienes eran parte de la obra al inicio ya no estaban, los sectores que en algún momento apoyaron el espectáculo, se cansaron del mismo se dieron cuenta de que ese era un camino equivocado, el titiritero busca otros escenario y empieza a exportar su obra, fuera de El Samán se agregan nuevos miembros al elenco, de pronto es el titiritero de una región, el ingreso petrolero le permite expandir su obra pero aun no logra si siquiera ha intentado resolver los problemas den la población de El Samán

Muchos años después, El Samán se encuentra más pobre que antes, sus necesidades se han profundizado, los compromisos son muchos y los recursos merman, los hilos se debilitan, a lo  largo de estos años el titiritero ha atacado duramente el sector productivo, la expropiaciones y estatizaciones de empresas y tierras han disminuido de manera significativa la capacidad empleadora de El Samán, un sector importante de la sociedad depende de sectores controlados por el titiritero, el miedo está presente muchos se resigna a desempeñar su papel de ¨incondicionales¨. Utilizando los hilos de la ambición y el interés particular logra manipular posiciones de poder utilizando su voz para expresar su voluntad.

Embriagado de poder y sintiéndose poco menos que un Dios, el titiritero olvida cómo y  por qué su obra y su guión fueron aceptados. Ciego e irracional no atendió las señales de un sociedad que superando el miedo emerge con un verdadero sentimiento patriótico, una sociedad madura con principios sólidos y dispuesta  a rescatar y asumir su compromiso con el país, es mucho lo que aprendió, es mucho lo que ha sufrido, el camino es largo y queda mucho por hacer, la experiencia vivida le permite ser optimista, hoy se encuentra convencida que la existencia de un emulador de titiritero depende de alguien esté dispuesto a emular a un títere y que nada en el mundo justifica el que una persona se convierta en un ser sin voluntad.

En El Samán, hoy el pueblo vislumbra una luz al final del túnel, lleno de energía y esperanza se dirige hacia esa luz con los brazos abiertos en busca de la reconciliación y la unidad.

lacurem@hotmail.com

Anuncios

5 comentarios en “El Titiritero del Samán

  1. Grata sorpresa de un relato de cuidada escritura y contenido histórico, revestido con alegorías en una atmósfera cercana a lo poético. . El autor – persona sin duda de sensibilidad y análisis- hace simbiosos de ambos elementos para mostrarnos la posibilidad de horizontes anhelados. En la medida que su narrativa, sacrifique detalle descriptivo en beneficio de la imaginación del lector, su proximidad al éxito está garantizada

  2. en el saman pronto se cortaran los hilos del titiritero malvado..!!!..

  3. ¡Extraordinario, Pedro! Me encanta, no solo la metáfora del Titiritero (Figura, que por cierto, comprende nostalgias en mi alma, de los origenes de nuestro idioma y cultura, plasmados en la inolvidable canción de Serrat), sino el depurado detalle de la secuencia histórica, expuesto con gran magnanimidad, tan tuya, al juzgar a los demás.
    ¡Gracias, por tan rotundo escrito! A nuestros niños, en un futuro cada vez mas cercano, se lo podremos explicar, de esa manera, para suavizar, de alguna forma, nuestra culpa colectiva sobre este período oscuro del Samán.

  4. Larga historia de El Samán muy bien resumida, el análisis sociológico y político muy bien logrado con la alegoría del titiritero que aparece como un personaje indefinido, y los títeres como esperando un final, me hubiera gustado que en vez de petróleo en El Samán la riqueza viniera de frutas u hortalizas, para darle al cuento algo irreal como el nombre del pueblo y sus personajes…Me encantó este relato bien contado, que nos recuerda nuestra historia contemporanea que es para no olvidar!

  5. Excelente narración, una forma simple y sencilla y hermosa de explicar lo vivido. El Samán no es el mismo, se cortaran esos hilos y sus ciudadanos esperara el nuevo espectáculo con la riqueza de lo aprendido!.
    Gracias por este regalo de esperanza.

Los comentarios están cerrados.